Alfareros del Lenguaje

Alfareros del Lenguaje

Bienvenidos a todos

Queremos compartir con todos vosotros, el nuevo blog de Alfareros. Os pedimos a todos que participéis en la creación del mismo; enviándonos vuestros artículos a publicaciones@alfareroslenguaje.org

La Gran Paradoja - Animalismo Vs. Humanismo

Fernando CottaPosted by Joaquin 20 Feb, 2016 18:44:22

Cada vez que en este sagrado y bendito país comienzan las fiestas que tanta alegría nos dan y que sin duda alguna son la envidia de muchos turistas y vecinos de otras naciones, empieza también la temporada animalista. ¡Si!, la de esas personas que anteponen todos sus criterios a los del resto de los mortales.

La fiesta taurina es en su esencia el reflejo de lo que somos y el motivo del por qué, aún nos respetan nuestros enemigos naturales. ¡Así es!, y por este motivo se están librando autenticas batallas entre los defensores de los animales y los que tradicionalmente siguen amando y entendiendo el origen de la cultura en España.

Deben saber, ¡que muchos lo desconocen!, que los toros al final son carne de su propio plato y que en la mayoría de las ocasiones pasan por mataderos antes de ser preparados en exquisitos manjares, y digo esto, porque un astado de 700 kilos, o en torno a ellos, cuando se enfrenta a un torero tiene la posibilidad de sobrevivir el resto de su vida como un marques, a esta hazaña, se le llama indulto, y tiene mucho que ver con la nobleza y la fiereza del animal en cuestión, mientras que los que van en camiones camino del destino que les ha tocado en la cadena alimenticia, pasaran por una maquina que les dejara fritos el cerebro o recibirán un tiro de misericordia entre cuerno y cuerno.

Digoles esto, porque si mañana existiera la reencarnación y me tocara ser un bovino de raza brava, preferiría que me brindaran la oportunidad de una muerte noble, ¡injusta!, pero noble al fin y al cabo, luchando por vida y sabiendo que tengo la oportunidad de matar a mi rival o de salir por la puerta camino de que los veterinarios me arreglen las heridas que me han causado, para luego vivir como mandan los santos cánones, cubriendo vacas a diestro y siniestro, como un autentico semental.

No me llamen machista por este hecho, se lo ruego, pues tanto monta el toro como la vaca, que el juego es de dos, pero sigo con esta critica que a buen seguro tendrá muchos detractores.

las corridas de toros son un duelo entre una persona, que por cierto, tiene los atributos o los ovarios muy bien puestos y duros como las piedras, y si no, pónganse al lado de uno de estos morlacos de seiscientos y pico kilos para arriba, y luego me cuentan. La nobleza del toro es lo que es, es decir y en castellano de toda la vida, para el que le cuida, porque los demás tienen que andar ojo avizor oteando el horizonte, estribor, babor y popa, ya que en un descuido, pueden estar seguro que ellos pastando en el campo, y ustedes disfrutando de un esplendido día de primavera pueden sufrir un despiste y encontrarse una de esas cornamentas de cuarenta centímetros perforando sus partes húmedas.

No son perros ni gatos, ¡son reses bravas!, señores y señoras, no confundan la velocidad con el tocino, que a veces ocurre.

Entiendo y comprendo que las fotografías que los animalistas hacen correr por las redes son muy crueles, ¡créanme!, también me duele y mucho, pero entiendo que si esa misma imagen es de un velociraptor, ¡que por cierto ya no hay!, también me pasaría lo mismo y es que una fotografía vale mas que mil sufrimientos que no se ven.

Ayer en Facebook, volví a ver otro comentario abierto sobre estos temas en cuestión, pero para ello y harto de ver como siguen y además se quejan cuando otra persona defiende sus derechos, ¡por cierto! no era mi caso, se le echaron encima como lobos hambrientos y es que esta muy mal visto defender lo que históricamente es nuestro. Recuerden que en el fondo, no en lo mas profundo de nuestra nación, sino en nuestro interior, la lucha entre un toro y un torero es ni mas ni menos el reflejo de esta sociedad en la que nos hemos criado, es decir, la muestra de lo que es la esencia que tan grandes nos hizo hace siglos, y la que hoy seguimos viendo en nuestros deportistas y empresarios, una lucha constante por mejorar. Los que realmente están interesados en dividir este país, quieren desarbolar esa parte de nuestra cultura, porque así saben y tienen conciencia de ello, que ya no seremos los mismos.

Paradojas de la vida, este año pude ver y comprobar en Lanzarote, concretamente en Playa Blanca, donde hay mas gatos que lagartos autóctonos, ¡si!, porque esas personas que defienden a estos felinos, son capaces de seguir alimentándose incluso sabiendo que no tienen cuidados veterinarios y que son salvajes, porque disfrutan viendo como saltan y matan a las salamandras blancas y otros saurios de la tierra, ¡y digo yo!, y me sorprende, pueden estar seguros de ello, los lagartos están protegidos, ¿ por que no se llevan a los dulces mininos a sus propias casas y dejan tranquila a la fauna autóctona?, que entre otras cosas mantiene el equilibrio del ecosistema. Se dan cuenta de la paradoja, pues ahí les va la mas dura, porque esto no es mas que el aperitivo.

En este debate en Facebook expuse parte de los expuesto en este articulo, y como es lógico, las benditas almas protectoras de los valerosos cuadrúpedos se lanzaron con indignación sobre esta pluma, pues es de saber, que todos no somos de la misma opinión, ¡eso sí!, tengo que reconocer que nadie se salió del tiesto y el respeto era comunitario. Viendo que nadie entendía mi punto de vista, que en definitiva es el de millones de españoles, franceses, japoneses, colombianos, mexicanos, estadounidenses, etc, colgué una dirección de un reportaje demoledor, pidiendo que visto que defendían la vida de los animales con tanto ímpetu, lo hicieran también con las de los humanos, mas si eran niños, ahí dejo la URL: http://www.youtube.com/watch?v=B6P7VINaKdI pidiéndoles que, ya de paso, lo compartieran con sus amigos y compañeros. Pues verán hasta que punto llega la hipocresía de algunas personas. Tengo que reconocer que dos de ellas, ahora amigos en la red, así lo hicieron y luego seguimos debatiendo sobre la tauromaquia y otros menesteres, pero hubo muchos que no se molestaron e incluso quienes recriminaron mi actitud por cambiar de tema. Y lo veo lógico, pues es la única defensa que tienen.

Ya hubo un enfrentamiento en el siglo XVI entre Felipe II y el Papa Pio V, quien hacia alusión a un duelo entre animales y personas, para intentar eliminar tan importante rastro de la historia de nuestro país y así, de un plumazo, desanimar a las tropas españolas, que en definitiva fue el origen de la decisión papal, la cruda realidad. Pueden estar seguros que el rey, por aquellos tiempos, tentado estuvo de acabar de acabar con ese papado, que por aquellos entonces y todo hay que decirlo, no eran mas que puestos políticos al servicio de sus congéneres y el buen vivir de los que servían a Dios en las altas jerarquías.

Eliminando esta tradición no van a dejar de comer carne de vaca, toro, pollo, avestruz, oca o lo que les guste, sin embargo, si consiguen quitarnos de un tajo los atributos de todos aquellos que aun los tenemos prietos y bien colocados, todo en beneplácito de nuestros enemigos naturales, ya sean vecinos o simplemente políticos con negras y oscuras ambiciones.

En Cataluña eliminaron las corridas de toros, ¡si señores y señoras!, ¡con un par!, pero no las fiestas en las que los animales son torturados con fuego. ¡paradojas de la vida!, ¿o maniobras políticas?

El toro es el símbolo por naturaleza de este país, de hecho España es una piel del astado perfectamente dibujada, el poema que representa el carácter del nacido en estas tierras, luchador, valiente, noble y cabezón, porque cuando tomamos una decisión, fuere la que sea, vamos a por ello cueste el precio que necesite, incluso la vida, si es necesario, por el camino.

Es el espíritu de nuestros soldados, el de todos aquellos que se enfrentaron durante siglos a los musulmanes hasta expulsar a los invasores, el de los indomables hidalgos de los viejos tercios, los de Flandes y los que vinieron después, el de los que tuvieron la sangre de hielo para cruzar el Atlántico, Pacifico Indico, Ártico y Antártico para llevar cultura e intercambiar costumbres; el de los que no permitían la esclavitud, salvo algunos desgraciados, que siempre los hay, y que por supuesto protegía a los indígenas de los nuestros y de los demás. Esa es la realidad, y un puñado de animalistas pretende borrar de un plumazo, para que ese espíritu quede en aguas de borraja y se pueda dominar nuestro indómito carácter en pro de su propia voluntad.

Que me digan de esos países donde corre la sangre hasta quedar la playa completamente roja, como es el caso de los escandinavos cuando van a matar los delfines, lo entiendo, porque eso si es un asesinato a la vista y de miles de animales muy inteligentes y que por cierto tienen fama de haber ayudado a muchos náufragos a lo largo de la historia. Casos como esos, ¡muchos! Esos si que no tienen salida ni oportunidad y si no busquen en Internet, que ahora la información esta al alcance de todos, ¡por favor!.

Soy humanista, no soy racista, ayudo en lo que puedo sin mirar credo, religión o raza, no soporto las torturas ni los maltratos, ya sea animal o humano, pero por encima de todo, muy por encima, están las personas. ¡Ah!, si ustedes me lo permiten, ¡no soporto la hipocresía!, cada día menos.



  • Comments(0)

Fill in only if you are not real





The following XHTML tags are allowed: <b>, <br/>, <em>, <i>, <strong>, <u>. CSS styles and Javascript are not permitted.