Alfareros del Lenguaje

Alfareros del Lenguaje

Bienvenidos a todos

Queremos compartir con todos vosotros, el nuevo blog de Alfareros. Os pedimos a todos que participéis en la creación del mismo; enviándonos vuestros artículos a publicaciones@alfareroslenguaje.org

El Diamante de la Reina. Critica Literaria

Enrique E. de NicolasPosted by Joaquin 09 Feb, 2016 13:08:14

No sabría calificar esta novela de Mari Pau Domínguez. Podría hacerlo como novela histórica, pero no sería cierto al cien por cien. Podría hacerlo como novela romántica y me ocurriría lo mismo. Por eso, podríamos catalogarla como novela histórico-romántica, aunque sé que no es una catalogación posible. Por ello, creo que sería más acertado decir que es una novela romántica desarrollada en una determinada e importante época de la Historia de España.

Y creo que no es baladí el reinado de Felipe II, no ya sólo en España, sino en el mundo entero. Y es que, la protagonista de esta novela, Isabel de Valois, princesa de Francia e hija –nada menos- de Catalina de Medicis, tuvo que casarse –a la fuerza y con sólo trece años de edad- con el monarca más poderoso del mundo conocido, convirtiéndose así en su tercera esposa.

La narración emana belleza y lirismo, con un lenguaje sencillo para los lectores del siglo XXI y cercano –posiblemente- para cualquier lector del siglo XVI. Aunque la trama no esté acompañada de hazañas bélicas y conquistas, ni de crímenes, ni de malos malísimos, la autora logra crear un ambiente intrigante, inexistente en la mayoría de las novelas románticas, el cual produce en el lector un sentimiento de ternura hacia la princesa Isabel.

En esta narración, la protagonista absoluta es la mujer. Desde Catalina de Medicis, pasando por la protagonista, Isabel de Valois, hasta la última mujer plebeya del reino, son personajes de carne y hueso, con sus defectos y virtudes, con sus pasiones, amores y desamores… Personajes femeninos creados con esmero que nos hacen ver y entender la miseria y la grandeza humanas. Personajes femeninos enfrentados a los masculinos, que no son sino personajes secundarios y planos que no nos enseñan nada del otro mundo.

Mari Pau Domínguez le da –a Isabel de Valois- una humanidad a la que parecían no tener derecho aquellas mujeres que nacían como tales y que debían convertirse en reinas. Por ello, enfrenta a la persona de carne y hueso, representada en la reina de España, con todos los protocolos y costumbres de la corte española, constreñida hasta más no poder.

Agradablemente, mientras leía la novela y conocía cada vez más al personaje de Isabel de Valois, recordaba otro personaje de otra novela, también mujer, también reina, también llamada Isabel, cuya personalidad se asemeja; aunque más entregada a cuestiones de estado que la primera. Y no es otra que Isabel de Castilla, conocida como La Católica, tan bellamente recreada en la novela de Angeles de Irisarri, “Isabel, La Reina”. Mujeres ambas -a mi entender- adelantadas a su tiempo y con el firme propósito en sus vidas de crecer como personas, sin dar importancia a si algún día serán recordadas como las reinas que fueron.






  • Comments(0)//blogalfareros.alfareroslenguaje.org/#post14